Estás aquí: Entrenamiento > Ponerse el A360

Ponerse el 360

Tu Polar A360 incorpora un sensor de frecuencia cardíaca que mide la frecuencia cardíaca en la muñeca. Para medir de forma exacta la frecuencia cardíaca en la muñeca, necesitas llevar la pulsera ajustada pero cómoda en la parte superior de la muñeca, justo detrás del hueso de la muñeca. El sensor debe estar en contacto constante con tu piel, pero la correa tampoco debe estar demasiado apretada ni impedir la circulación sanguínea.

Puedes llevar la pulsera un poco más floja, si quieres, mientras no estés entrenando, pero debes apretarla en tus sesiones de entrenamiento para asegurarte de que obtienes lecturas exactas de frecuencia cardíaca de la muñeca. Si tienes tatuajes en la piel de tu muñeca, no coloques el sensor justo encima del tatuaje ya que podría impedir que las lecturas sean exactas.

Además, es una buena idea calentar la piel si tus manos y tu piel se enfrían con facilidad. ¡Que circule la sangre antes de iniciar tu sesión!

En los deportes en los que resulta más difícil mantener el sensor fijo en tu muñeca o en los que ha presión o movimiento en los músculos o tendones cerca del sensor, te recomendamos utilizar un sensor de frecuencia cardíaca Polar H7 con elástico torácico para obtener una mejor medición de tu frecuencia cardíaca.

Sigue las zonas de frecuencia cardíaca directamente desde tu dispositivo y obtén indicaciones para las sesiones de entrenamiento que has planificado en el servicio web Polar Flow.

Aunque existen muchas pistas subjetivas acerca de cómo está tu cuerpo durante el ejercicio (esfuerzo percibido, frecuencia respiratoria, sensaciones físicas), ninguna es tan fiable como la medición de la frecuencia cardíaca. La medición es objetiva y le afectan tanto factores internos como externos: lo que significa que tendrás una medición fiable de tu estado físico.